Si ya sabes qué es el Design Thinking y quieres aplicarlo a algún proyecto pero no sabes cómo, te voy a contar todos los secretos que te permitirán poner esta potente herramienta a funcionar.

Me gustaría darte una visión global del tema pero a la vez muy práctica. Prepárate, porque si te lees este artículo estarás más cerca de poder llevar un proceso de Design Thinking por tu cuenta.

(Si es la primera vez que oyes hablar del Design Thinking mejor léete antes el artículo: ¿Qué es el design thinking? para principiantes)

 

Cómo preparar un proceso de Design Thinking

Hay una serie de cuestiones prácticas que tienes que tener en cuenta a la hora de poner en marcha el proceso de Design Thinking:

  • Objetivos: aunque la definición concreta del problema se realiza dentro de las fases del Design Thinking hay que tener un objetivo genérico. Resolver los problemas de la comunidad X, idear nuevos productos o servicios, etc…
  • Equipo: es necesario formar un equipo multidisciplinar, hay que tener en cuenta los objetivos y contar con profesionales con conocimientos del tema. Pero también es muy interesante introducir personas sin ningún tipo de experiencia en la materia, profesionales de otras áreas, que seguramente aportaran puntos de vista inesperados e interesantes.
  • Tiempo: un proceso de Design Thinking no se resuelve un una tarde. Tienes que plantear un mínimo de 5 – 7 sesiones, incluyendo algunas en el “campo” explorando el hábitat natural de tus usuarios/clientes.
  • Espacio: como adelantaba antes, algunas de las sesiones se realizaran en el ambiente “natural”, pero por lo general necesitaremos un espacio con luz, paredes en las que poder colgar papeles y postits, a ser posible una pizarra grande y por supuesto una buena cafetera.

 

Cómo conseguir resultados en el Design Thinking

Debes tener muy claro que en un proceso de Design Thinking los resultados son fundamentales. No se trata de tener reuniones eternas para dar vueltas a los asuntos, sino avanzar y dar con soluciones reales a problemas relevantes.

La clave fundamental para conseguir resultados es entender muy bien que el proceso de Design Thinking contempla fases de apertura en las que hay que dejar que la creatividad vuele y fases de cierre en las que hay que tomar decisiones y sintetizar.

Puedes verlo muy claro en el siguiente gráfico. En un primer momento debes empatizar, entender profundamente a tu usuario/cliente poniéndote en su piel si es preciso. Este es un momento de apertura de mente.

Fases del design thinking

 

Después la fase de definir es para focalizar ya que debes encontrar uno o dos problemas que resolver. La fase de idear debe ser una explosión, aquí valen todas las ideas, sin censura.

Y otra vez hay que ir tomando decisiones. Prototipar, algunas de las ideas, testar una cantidad aún más pequeña. Para finalmente seleccionar la idea que verdaderamente aporta más.

 

Otras cuestiones clave que te van a ayudar a conseguir resultados

Moderador: En todo proceso de Design Thinking debe haber un moderador/líder. Su papel es primordial ya que debe controlar los tiempos y focalizar al equipo. El moderador debe preparar las sesiones y estar atento de la energía del equipo. Una parada para tomar café o estirar las piernas a tiempo puede salvar una sesión.

El moderador debe estar muy atento a si nos encontramos en una fase de apertura o de síntesis para permitir la creatividad libre o pasar a un modo de pensamiento más crítico.

La motivación es crítica en los procesos de Design Thinking. Un grupo heterogéneo de personas que va a tener que trabajar no solamente durante las múltiples sesiones, sino que tendrá que darle vueltas en casa… Por esto el moderador debe estar atento y motivar a los participantes en todo momento.

Selección de herramientas: Al final el proceso de Design Thinking debe ser adecuado al problema que estemos resolviendo. Y eso lo vamos a abordar a través de herramientas concretas. Cada fase tiene las suyas y la selección adecuada de las mismas es lo ideal. Este punto lo trataremos ampliamente en los siguientes post.

Alianza: En todo proceso de equipo es fundamental plantear una serie de acuerdos previos para que todo el mundo sepa a qué atenerse. La alianza hay que plantearla al principio, escribirla y dejarla expuesta. Le permite al moderador focalizar, pedir brevedad, redirigir los esfuerzos y en definitiva incrementar la productividad.

 

La alianza en el Design Thinking

Aparte de que cada fase tiene sus propias normas, la alianza general para un proceso de Design Thinking según la dschool de standford debería incluir:

  1. Show, dont tell: comunica tu visión de una manera impactante y llena de sentido, creando experiencias utilizando esquemas, dibujos o ilustraciones y contando historias.
  2. Focus on human values: Pon en el centro a las personas. Diseñamos para personas así que sé empático ponte en su lugar y piensa en eso fundamentalmente.
  3. Embrace experimentation: Hacer prototipos no es simplemente una forma de validar tus ideas. Es una parte integral del proceso de innovación. Construimos para pensar y aprender
  4. Be mindfull of process: conoce el proceso del Design Thinking. Entiende el método que estás usando y cuáles son sus objetivos.
  5. Bias toward action: el Design Thinking va más de hacer que de pensar. El objetivo final es idear algo tangible que se pueda implementar no tener eternas sesiones de grupo.

 

Además de estas normas yo añadiría algunas que valen para cualquier trabajo grupal de creatividad:

  1. Eres creativo: sí, tú, aunque no lo creas. Es algo inherente a todos los humanos así que déjate fluir.
  2. Todas las aportaciones valen: aparca la crítica para las etapas de crítica. Cuando estáis en procesos de apertura escucha las opiniones e ideas de los demás sin juzgarlas.
  3. Respeto: parece muy básico, pero acuérdate de respetar los turnos de palabra, los tiempos y sobre todo ser puntual. Gracias a esto el equipo funcionará mucho mejor
  4. Atrévete a equivocarte: lo primero que se te ocurra seguramente no sea lo más brillante. Pero a lo mejor es la primera pieza de una gran construcción. Estás en un espacio de confianza aporta todo lo que tengas dentro.

 

Las fases del Design Thinking

Ya sabes que el Design Thinking sigue una secuencia lógica de 5 fases. Pero, ¿cómo puedes aplicar cada una de ellas?, ¿qué preparación necesitas?, ¿cuáles son los objetivos?, ¿qué debes obtener al final de cada fase? …

Para diseñar tu propio proceso de Design Thinking debes entender bien cada una de las fases y seleccionar las técnicas que a priori son mas adecuadas para analizar e idear tu servicio/producto/idea.

¿Quieres saber si eres creativo e innovador?

Haz nuestro test totalmente gratuito y descubre tus debilidades y tus fortalezas en el campo de la creatividad. Además recibirás consejos prácticos para mejorar tus capacidades. No te lo pienses más y accede con tu email.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This