Hacer brainstorming puede parecer tan fácil como abrir una libreta y empezar a escribir las ideas que se te ocurran, pero cuando quieres aplicarlo en una reunión para resolver un problema complejo la cosa se complica enormemente.

¿Alguna vez has estado en una reunión que empieza con la intención de buscar nuevas ideas para solventar un problema? luego continua con una larga discusión sobre una de las primeas ideas y que acaba repentinamente porque el jefe te dice: “Rodriguez, no lo veo…”

Otras dos horas que te tienes que quedar trabajando por la tarde para recuperar el tiempo “perdido”. Y es que no hay dios que aguante las reuniones eternas, que encima no sirven para nada.

 

Necesitas ayuda divina para tus tormentas de ideas

Y claro si lo que estás buscando es ayuda divina, para cambiar el rumbo de tus brainstorming, directamente del monte Sinaí, te traigo los diez mandamientos del Brainstorming.

  1. Amarás a tu objetivo sobre todas las cosas
  2. No juzgarás
  3. Santificarás la cantidad de ideas
  4. Honrarás el contenido visual
  5. Construirás sobre las ideas de otros
  6. Utilizarás titulares / No harás intervenciones eternas
  7. Potenciarás los extremos
  8. No perderás el foco
  9. Mantendrás la diversión
  10. Cerrarás la sesión de brainstorming

Aquí te dejo una pequeña infografía descargable con los diez mandamientos de las lluvias de ideas para que las imprimas, las leas a todos los participantes antes de iniciar la sesión y la dejes pegada y bien visible en la pared. (esta es la versión imprimible de los diez mandamientos del brainstorming para A4)

Llevo muchos años trabajando en procesos creativos y de innovación. Individualmente, en grupos, con clientes, con compañeros, con amigos… Y todos esos aprendizajes junto con la lectura de todos los libros que han caído en mis manos me han llevado a pensar que estos son los diez puntos más importantes que pueden llevar tu brainstorming un paso más allá. Y ahora vamos a ir analizando cada uno de los mandamientos para sacarle el máximo partido a esta lista:

 

Amarás a tu objetivo sobre todas las cosas

Este punto es de suma importancia. Es necesario que definas bien el objetivo que tiene la sesión de brainstorming, una buena definición del problema es la clave para dar con una solución, no solo original o innovadora, sino que realmente sirva para cumplir las expectativas puestas en ella.

A veces, encontrar la esencia de los problemas, puede ser realmente difícil, pero siempre te puedes acercar lo máximo posible siguiendo alguna herramienta sistemática como las que se usan en el Design Thinking.

Lógicamente para definir cada problema puede ser necesaria un técnica distinta, pero quiero dejaros unas directrices concretas, que no se diga que no me mojo ¡ 😉

 

No juzgarás

Uno de los pilares básicos de las lluvias de ideas es demorar el juicio. Seguro que la idea que ha dicho tu compañero de al lado te parece una ida de olla… es igual no lo discutas, ni lo pienses demasiado. Si no te gusta una idea que ha dicho alguien entonces di otra que te parezca más ajustada a la realidad.

Uno de los problemas con los que se encuentra la creatividad, son los muros personales que levantamos porque pensamos que se nos juzga… Eliminado el juicio, eliminado el problema.

No sufras porque haya ideas que te parecen extravagantes, puede ser incluso positivo y además que se diga una idea no significa que se vaya a implementar.

Otra cuestión importante a tener en cuenta. Puees oponerte a una idea con las palabras, pero también con tus gestos y tu postura, así que no te limites a aguantarte para no decir que no, relájate y abre tu mente. Piensa que cada idea es un escalón que te llevará a la siguiente.

Santificarás la cantidad de ideas

Por una vez tenemos que primar cantidad sobre calidad. Deja que las cosas fluyan, nunca sabes que va hacer saltar una chispa en tu cerebro que haga aparecer una idea simplemente genial.

A veces será una progresiva y lógica secuencia de ideas u otras veces será una idea totalmente alejada y opuesta. Cuando pienses que tienes suficientes ideas, entonces haz un intento por cambiar de perspectiva o de técnica para encontrar más.

Honrarás el contenido visual

En los momentos en los que hay que potenciar la creatividad, es importante que pongamos el cerebro al completo a funcionar. Eso significa poner a funcionar nuestra corteza visual.

Por eso utiliza una pizarra o postits para escribir todas las ideas que vayan mencionándose. Permite a la gente aportar ideas con dibujos. Puedes incluso llevar el problema dibujado.

Dibujar y escribir todo de manera pública es una buena manera de mantener todas las ideas a la vista, lo que retroalimenta el flujo de ideas.

Construirás sobre las ideas de otros

Cuando alguien diga una idea, piénsala brevemente y aporta una pequeña modificación. Quita, añade algo o píntala de rosa. Una de las grandes ventajas del brainstorming es que permite mejorar baterías de ideas similares.

No tengas miedo a salirte del tiesto o a decir alguna estupidez, porque recuerda, nadie te está juzgando. Suma ideas, o mejoralas, construye sobre lo que han dicho los demás y llegarás muy alto. A este fenmeno se le denomina efecto multiplicador.

 

Utilizarás titulares

En general no será necesario que expliques tus ideas, tampoco debes defenderlas, porque nadie va a cuestionarlas. En el brainstorming no es necesario que las ideas sean realistas o incluso que funcionen.

Así que procura dar tu idea en titulares como si de un periódico se tratase, una frase que resuma todo el contenido. O mejor solo parte así los demás podrán rellenar los huecos y encontrar nuevas ideas que mejoren la tuya.

Potenciarás los extremos

Puede ser que las ideas extremas sean inaplicables, pero estirar la realidad, no hace sino incrementar las posiciones intermedias y eso producirá un nuevo aluvión de ideas.

Así que si alguien dice algo extremo o que solo serviría par algunos casos concretos, no lo descartes y extrema aún más las ideas.

No perderás el foco

El foco se puede perder muy fácilmente en una sesión de brainstorming. De echo, mantenerlo es una de las labores más importantes del facilitador de la reunión.

Generalmente el foco se pierde de dos maneras:

  • Se rompe alguno de los mandamientos: suele pasar que nuestra naturaleza nos juegue una mala pasada y empecemos a calificar alguna idea o a pedir explicaciones sobre alguna otra porque pensamos que no va a funcionar. En estos casos el moderador debe rezar una plegaria a dios para que fulmine con un rayo al transgresor de sus leyes más sagradas… que no, bastará con recordar que no es momento para juzgar o criticar, eso lo haremos más adelante.
  • Empezamos a dar soluciones a otros problemas: es normal que analizando un problema se puedan abrir otros subproblemas, y puede ser interesante abordarlos. El moderador dentro de que debe permitir todo tipo de ideas incluso extremas, en ocasiones debe reenfocar las ideas. Por ejmplo, si estamos hablando de como solventar el problema de la movilidad urbana y alguien comenta que a veces los cocodrilos de las alcantarillas de nueva york interrumpen el tráfico y acabamos proponiendo soluciones para evitar el decaimiento de las poblaciones de caimanes en el Amazonas… está claro que necesitamos reenfocarnos.

 

Mantendrás la diversión

La creatividad fluirá más y mejor en un ambiente distendido, sin tensiones y con un cierto carácter divertido. Las sesiones de brainstorming pueden durar varias horas y s tornará del todo inefectiva si se ha perdido la diverisón.

Hay que estar atentos a las señales. Si de repente la gente tiene las cara un poco larga, los brazos cruzados, el cuerpo reclinado para atrás y cada vez los silencios son más largos. Lo más probable es que estén pensando en el partido del próximo domingo o las tareas que tienen pendientes.

En estos casos hay que hacer algo que rompa con la rutina. Puede ser un ice breaker, una pausa para tomar el café, un cambio de metodología o una combinación de todas las anteriores.

Cerrarás la sesión de brainstorming

No cerrar una sesión de brainstorming es como preparar una deliciosa ensalada y no llevarla a la mesa para comer. Hay en ocasiones que el cierre se deja para una segunda sesión. Así las ideas pueden madurar o incluso se pueden aportar mejoras a posteriori y otras veces se cierra al final de la sesión.

Las dos opciones son buenas… porque conllevan un cierre.

Normalmente en los cierres se pretende seleccionar de una a tres ideas o combinación de ideas que cumplan con los objetivos.

Hay diversas técnicas que nos pueden servir para esto, y en los brainstorming grupales normalmente se utilizan dinámicas democráticas. No hace falta convencer a todos, con una mayoría de votos es suficiente para seleccionar una idea.

Un último mandamiento os doy…

Esto ha sonado muy bíblico, pero va muy en serio. Quizás 10 mandamientos ya te parezcan muchos, pero hay algo que tienes que tener en cuenta para que tu sesión de brainstorming sea extra productiva.

Y es que además de seguir estas normas básicas durante brainstorming, es necesario que prepares la sesión a conciencia. Porque aunque la creatividad sea algo un poco inexplicable y a lo que no se pueden poner límites, una buena base hace que todo sea más efectivo y orientado a objetivos. Si quieres saber cómo preparar a fondo tus sesiones puedes leer este artículo.

¿Quieres saber si eres creativo e innovador?

Haz nuestro test totalmente gratuito y descubre tus debilidades y tus fortalezas en el campo de la creatividad. Además recibirás consejos prácticos para mejorar tus capacidades. No te lo pienses más y accede con tu email.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This